Leave a comment

Baúl de los recuerdos

Guardar, conservar, mirar o remirar el baúl donde se guardan todos nuestros “tesoritos” es algo que nos ayuda a reencontrarnos con nuestro pasado, para bien o para mal. No se si se habrá perdido aquella vieja tradición cuando al morir un pariente cercano se reunía la familia para decidir, que se botaba, que se regalaba o que se conservaba del muerto y quien se comprometía a guardar las “reliquias” del difunto. Muchas cosas las tenemos ahí, aferrándonos a ellas sin aceptar que la familia nos ruega día a día que nos desprendamos de todo. Llenamos cajas y cajas de chécheres, estantes de libros  y revistas, discos, cassettes, CDs,  porcelanas, cuadros, relojes, en fin, tanta parafernalia que sucumbimos bajo la montonera. Una sentencia, como espada de Damocles está ahí para recordarnos: “No guarde tantas cosas que cuando se muera todo se va a la basura” Hablo esto al enterarme que  un viejo patriarca fallecido apenas hace ocho días, dejó cuatro alcobas llenas de libros y otras cosas, la familia necesita desocupar la casa y simplemente se dedicó empacar  sin tener tiempo ninguno para clasificar aquellos “tesoros”,   que el fallecido acumuló en sus 98 años de vida, él  ahora debe estar revolcándose en la tumba enterado  que los recicladores pasaran a recoger su legado. En fin, Dios sabrá el destino que le espera a la estampita de mi primera comunión  que he conservado durante 64 años.

Envigado, 04 de julio de 2017 07:10 p.m.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: